Diferencias entre China y occidente en cultura de negocios

Hoy estuve en la cátedra Diferencias culturales entre China y Occidente en política y negocios dictada por Camilo Defelipe, un amigo politólogo que se fue hace unos años a China a realizar una especialización en política internacional y de regreso a Colombia estuvo contándonos algunas cosas acerca de su experiencia y de cómo percibió las cosas en ese país.

Resulta que entre China y occidente, y aun más, Latinoamérica,  las cosas resultan bastante diferentes en casi todos los aspectos que uno se pueda imaginar. Algunas de las que nos comentó se pueden resumir en:

La cultura China no necesariamente busca la honestidad y la franqueza en sus relaciones, más bien en muchas situaciones los pensamientos y opiniones es mejor que no se expresen ya que lo que prima es quedar bien ante las situaciones y las personas mostrando respeto y cortesía.

Es un país donde importa mucho el estatus social y cada persona sabe ocupar su puesto dentro de las jerarquías. A su vez, es bien visto demostrar bajo perfil en situaciones de negocio, lo contrario a la cultura occidental, donde mostrar y aparentar está bien visto. La sutileza se valora mucho. Al firmar un contrato, no es éste lo único que importa, el hecho de firmarlo implica que se están construyendo muchas cosas más alrededor del mismo. La humildad y la sensibilidad social pesan mucho a la hora de hacer negocios.

Otra característica es que en esa cultura uno de los aspectos fundamentales y básicos del pensamiento es la necesidad de encontrar una armonía entre lo que son los negocios, la política y la amistad, haciendo que las relaciones que se inicien en un acercamiento comercial posiblemente sean vistas para el largo plazo.

China tiene cerca de 5.000 años de historia y una filosofía y visión del mundo muy diferente a la occidental fundamentada en principios de la filosofía taoísta y confusionista,  la cual valora mucho el ahorro, el trabajo arduo, la intuición sobre la razón, lo estético sobre lo científico, el pensamiento introspectivo y a largo plazo, el autocontrol, lo implícito sobre lo explícito, la paciencia sobre la impaciencia. Cualidades básicas para los negocios.

En lo personal, buscan que los valores fundamentales de su vida entren en armonía con la cultura y la política, no como en Colombia, pues los valores de los colombianos siempre están chocando y en permanente conflicto con el estatus quo de nuestra herencia indígena, donde un “indio” no es un antepasado sino un sinónimo de bestia.

La experiencia de Camilo al llegar a China como colombiano le costó trabajo y esfuerzo ya que tuvo que sincronizarse y adaptarse a un cultura muy diferente lo cual le llevó tiempo, paciencia y exigencia. Tres aspectos muy valorados del pensamiento oriental.

Una de las cosas que más me llamó la atención de la cátedra fue que en China, la palabra crisis 危机 significa peligro, pero a su vez, significa oportunidad. Qué forma tan diferente de ver el mundo, muy positiva ¿no creen? Es un país donde las cosas se consiguen en su relación con la totalidad, una cultura muy rica y llena de cosas desconocidas por occidente de la que tenemos mucho que aprender.

                                            Al final de la cátedra una asistente, Camilo y yo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s