Mercados de pulgas y contabilidad indígena

Quien piense que los libros de contabilidad existían en América del Sur antes de la llegada de los españoles o que al menos había recursos escritos para el manejo de las cuentas o los hechos seguramente piensa que indígenas y españoles teníamos mucho en común antes de la conquista.

El indígena andino se manejaba no con la técnica del papel y la tinta sino con la tela y el nudo. Algo muy diferente. Lejos de usar símbolos como letras y números los indígenas en especial los incas del Perú usaban los Khipus, unos cordones anudados con diferentes colores y nudos que le daban sentido a sus registros.

Un Khipu inca tomado del Museo Larco en Lima

Lo curioso de todo es pensar cuál era el nivel de confianza que podían dar tales registros, pues por más diversidad de nudos posibles, era imposible que se pudieran comparar con el lenguaje escrito y con el sistema numérico. Pero aun así, muchos de los funcionarios andinos supieron persuadir a los españoles de su confiabilidad.

Convencer a los españoles de que los Khipus funcionaban como recurso eficiente para el registro se logró no mediante la traducción de sus nudos a cifras o palabras,  sino a través de una práctica diferente: la transmutación de los conocimientos; la apropiación de la idea bajo una imagen y una técnica completamente diferente.

Así, el Khipu, se mostró como lo que no era o pretendía ser: un sistema claro de contabilidad escrita.

Pensar que los españoles entendían los conceptos detrás de los Khipus es extraño y hasta fantasioso; y se entiende que la comparación resultaba bastante desfavorable para el método indígena enfrentándosele al sistema español de la época. Se puede decir que un Khipu para un español no era algo más que un intento de invención poco exitoso para agregar valor a la memoria, o que simplemente demostraba el poco nivel técnico para expresar conocimientos. A su vez, tampoco resulta difícil imaginar que el Khipu podía significar muchas cosas para muchas personas incluyendo a los españoles.

Quipucamayoc con un Khipu

Hoy cuando veo a artesanos en plazas y mercados de la ciudad vendiendo sus telas  de colores con diferentes clases de nudos, lo primero que pienso es en los Khipus y su habilidad para sobrevivir.  Hoy se les da otro nombre y otra función, pulseras y collares, y no hay duda que son un legado indígena muy próximo que se niega a desaparecer y que aun permanece vivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s