Michael Sandel estuvo en Colombia

091508_justice_341(Cambridge, MA – September 15, 2008) Moral Reasoning 22: Justice, taught by Professor Michael Sandel inside Sanders Theatre at Harvard University. Staff Photo Justin Ide/Harvard News Office

Asistimos a la conferencia impartida por Michael Sandel, quien es profesor de fiolosofía de la Universidad de Harvard, y estuvo de visita por nuestro país para dar su conferencia What Money Can’t Buy: The Moral Limits of Markets, que lleva el mismo título de su último libro, el cual estuvo promocionando ante una audiencia de estudiantes, académicos y personajes de la política en la Universidad de los Andes.

El tono de la conferencia y la dinámica fueron marcados por la participación del público. No se trató de la típica charla académica de erudito sabelotodo sino más bien lo que se creó fue una forma de hacer pensar a las personas y de generar debates sobre preguntas profundas que el público muy animosamente se adelantaba a responder.

Las preguntas que hizo Sandel se relacionaron con  economía, mercados, actitudes ante el comercio, debates políticos, valores y discursos.  Por ejemplo:

¿El dinero lo puede comprar todo?

¿Cuáles son los límites morales de los mercados y cuáles deberían ser?

¿Cuál es la forma apropiada de valorar bienes como la educación, la salud, los servicios militares, los castigos criminales, las relaciones familiares o incluso la venta de órganos?

Sandel explica que la economía de mercado es una herramienta para organizar la actividad comercial; pero lo que sucede es que la sociedad de mercado funciona en donde todo está disponible para la venta; es una forma de vida en donde los valores del mercado dominan todo.

El catedrático expuso el ejemplo de la existencia de cárceles en California, en donde si a un preso no le gusta las celda que le asignaron, por un precio de 90 dólares la noche puede pagar una mejor celda. También cuenta que en Estados Unidos, los congresistas parecerían ser estrellas de rock similares a Lady Gaga, cobrando mucho dinero por conceder entrevistas a quienes hacen el lobby;  algo así como quien tiene el dinero para comprarse un boleto y entrar al concierto.

Otro ejemplo que se discutió fue el de la venta de órganos. En este caso, a quien desee vender un órgano a alguien que lo esté necesitando, se le podría ver como alguien que ve su cuerpo como una colección de partes para la venta; pero valdría la pena preguntarse si es esto algo que está en contra de la dignidad humana.

Lo que sucede dentro de este no muy sencillo problema de resolver, es que según Sandel, no existe un principio o fórmula que se pueda aplicar para dar una respuesta apropiada en cada caso en particular; pero lo que sí se puede hacer, es pensar si los efectos de las prácticas sociales serán o no despreciables, o si las actitudes a tomar tienen que ver con valores positivos.

Todas estas preguntas están encerradas dentro de un marco filosófico que explica una realidad en donde los mercados no son neutrales y no pueden decidir por sí mismos. Es por esto que se requiere un discurso público moral que sea lo suficientemente robusto y éticamente comprometido para empezar a trazar los límites en la forma como los mercados operan; o si no, no lograremos proteger la moral, las actitudes y los valores que vale la pena proteger.

Se debe que tener en cuenta que cuando los valores entran en el debate público, necesariamente habrá discrepancias. Y es por el miedo a los desacuerdos que el discurso público se ha vuelto vacío y hueco; siendo esto una de las razones por las que la política es tan administrativa en todo el mundo.

Existe mucha frustración e inconformismo en las personas por el debate público y por las alternativas ofrecidas desde los partidos políticos. ¿La razón? Falta de debates morales aun cuando no hay acuerdos; ya que estos debates permiten a las personas aprender mucho más sobre los principios de competencia que entran en riesgo.

Sin el debate, la política se vuelve vacía de significado y propósito; y por el miedo al desacuerdo se dejan por fuera preguntas del siguiente tamaño: ¿cómo vivir una vida en comunidad?

Estas historias y ejemplos acerca de la necesidad de generar debates desde el punto de vista filosófico, nos plantean la necesidad de responder cuáles son los límites morales de los mercados y cuáles deberían ser estos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s