La nueva educación (Primera parte)

black-1072366_960_720

7:00 am, estás sentado en una silla de madera la cual lleva adherida una mesa en la parte frontal en la cual hay una tapa que se abre y se cierra, ahí se guardan libros, cuadernos, lápices. Artículos necesarios para el aprendizaje. En un salón hay al rededor de 30 de estas sillas/mesas de estudio y en cada una hay un aprendiz sentado escuchando  a un profesor hablando sobre algo que es necesario aprender. Todos van al mismo ritmo, estudian los mismos contenidos, y son evaluados de la misma manera. 3:00 pm. La jornada termina. Al día siguiente será igual. Esta rutina se repetirá cinco días de la semana, 10 meses al año, durante 12 años. Luego, estarás listo para entrar a la educación superior.

¿Es esto educación? Hablaré de mi caso particular y de mi experiencia en la educación básica. El Colegio. Quiero reflexionar sobre estos años y sobre su impacto para el resto de la formación profesional. El colegio es una etapa de la vida que comprende casi la totalidad de la niñez y de la adolescencia y culmina cuando ya se es un adulto, una persona que está preparada para salir al mundo y continuar educándose pero ahora a un nivel superior de aprendizaje. El momento de entrar a la universidad.

Algo que caracteriza a la educación en general en casi todas partes del mundo es que esta se imparte en salones donde los aprendices reciben el conocimiento de los profesores quienes son los poseedores del saber. Estos imparten enseñanzas sobre cualquier tema a los estudiantes, quienes deberán desarrollarlos, aprender la lección, y luego serán evaluados con base a lo que se les enseñó. Todos los que están dentro del salón aprenden los mismos contenidos, y avanzan al mismo ritmo. Para completar la educación básica se requieren al rededor de 12 años académicos. Cada año comprende una serie de compromisos y evaluaciones por parte de los estudiantes. El motivo de base es muy simple: aprender.

A lo largo de esta educación básica, se enseñan algunas bases necesarias sobre muchas áreas del saber humano, es así, como el aprendiz podrá escribir, leer, sumar, restar, dividir, aprender sobre historia, geografía, ciencias básicas. Cosas importantes para la vida. La educación funciona a manera de ensamblaje y cadena de producción similar a como se fabrica un aparato funcional, por decir, un carro. En este caso, la línea de ensamblaje se compone por las diferentes áreas del conocimiento que hay que aprender y el elemento que anda por dicha cadena es el estudiante; alguien que pasa de una clase a la siguiente y es evaluado de 1 a 5. Al final del año académico tendrá que haber obtenido una nota superior a 3 para poder avanzar al siguiente nivel, de no ser así, tendrá que repetir el nivel una vez más. La decisión de pasar o no recae en el profesor y en si el estudiante aprendió tal como el profesor impartió los conocimientos.

Ese es el funcionamiento del sistema educativo en gran parte del mundo. Un principio de enseñanza adoptado desde hace cientos de años en instituciones religiosas donde se enseñaban ciertos contenidos porque se consideraban necesarios de aprender. Los estudiantes tenían que memorizar esas lecciones y a eso le llamaba educación. Hoy sin embargo el sistema no es muy diferente al de hace 500 años. La educación sigue siendo la decisión arbitraria de contenidos y saberes los cuales son impartidos a estudiantes dentro de salones, a un mismo ritmo, y avaluados de la misma forma.

Vuelvo una vez a la pregunta, ¿es esto educación? La pregunta es muy importante porque el tiempo es bastante extenso considerando que son entre 12 y 15 años de vida los que gastamos yendo a educarnos al colegio, y a decir verdad, gran parte de esos años nos imparten una historia de fondo que dice que estamos aprendiendo y que debemos avanzar al siguiente nivel hasta alcanzar la meta final, el último nivel, luego seremos libres de escoger nuestro destino y seguir el camino a la educación superior.

Un alumno que va a su propio ritmo no está bien visto porque es necesario ir al ritmo de los demás, la clase imparte los contenidos a todos al mismo ritmo, por tanto si alguien decide que quiere ir más adelante en el libro porque ya estudió todo lo que están viendo o porque considera que ya aprendió el profesor le dirá que bien puede hacerlo pero que en clase deberá ir al ritmo de la clase, es decir, al ritmo del profesor y lo que se imparta. Esto significa que el estudiante tendrá que estar sentado en el salón escuchando algo que ya sabe pero deberá mostrar respeto a su profesor quien es el poseedor del conocimiento. Un estudiante que ya sabe lo que se enseña y decide salirse de la clase a aprender otras cosas es considerado un estudiante rebelde y seguramente perderá el año al no asistir a clase con sus compañeros y comulgar en comunión. Al perder el año, como se dice quienes no obtienen la nota necesaria, tendrá que repetir una vez más todos los contenidos, que ya sabía, por el hecho de no haber asistido a las clases en el salón y no haber sido evaluado de la misma forma que el resto de sus compañeros de clase.

Esta es la realidad de millones de personas en el mundo. Es mi historia. Recuerdo haber asistido a tres colegios diferentes. Todos muy similares. Lo único que cambiaba eran los espacios físicos y el estilo de los directores y profesores en cuanto a su forma de expresar el poder. Lo demás era muy similar. Las clases, las evaluaciones, los horarios, las reglas, los demás estudiantes. Asistí a colegios donde se excluía al género femenino, por alguna razón los estudiantes éramos sólo hombres, un absoluto desastre.

(Fin de la primera parte)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s