La Nueva educación. Segunda Parte

urtier-1257459_960_720

Para qué escribir un post que tenga dentro del título: primera parte, si la segunda nunca va aparecer, o tarda demasiado en aparecer, hasta el punto que quizá nunca aparezca. Escribir es fácil cuando se quiere, lo difícil es comunicar. Conozco personas que escriben para impresionar, no para comunicar, y su única pretensión en la vida ha sido impresionar al otro, aun cuando lo logran, pero por motivos distintos a su pretensión inicial.

Es lo mismo con la educación. Aun no he entrado al meollo de lo que pretendo comunicar al hablar con nueva educación, porque me he quedado dando vueltas en la experiencia del colegio y su gran crisis lo que representa el estancamiento en los niveles de satisfacción personal y profesional que se ven. Todo empieza en los primeros años. Y continua hasta que se es un adulto. Es problema es que muchos hemos sido educados por personas con poco conocimiento y en sociedades machistas, donde el hombre es hombre entre más grita, se emborracha, y maltrata a la mujer; y la mujer es más mujer, entre más sumisa y obediente. Una idea heredada de idiotaz que se piensan educados e intelectuales. Es la triste verdad.

Luego llevamos eso al terreno de la vida del individuo, y no tiene la culpa de aprender hábitos de imbéciles que se piensan sabelotodos y no enseñan nada, a menos algo que les asombró de un fulano a quien nunca van a decirle un hola. Pero la educación moderna no es lo que esos fulanos expertos en acumular conocidos dicen que es, la nueva educación es la que nace del individuo que elige educarse porque en su vida existe el interés de conocimiento, no porque el idiota de turno que esta al frente le dice que lo entiende todo y que si no le cabe en la cabeza, ego de cabernícola, sí, el que se da garrote en la cabeza, pues que siga hasta que le entre.

La educación es más una apariencia que otra cosa. La educación se ve no en los títulos y diplomas sino en las situaciones donde más se necesita. Hay una especie de toxicidad que habita en las personas de bien, ojalá no me equivoque en esto, al pensar que las cosas suceden por motivos como el “esperemos a ver …” y la vida se sucede en la tiranía de la estupidez. Y el aprendiz aprende machismo, y la mujer sufre y llora. Luego crees haberte educado y cuando despiertas, no sabes un culo del mundo en el que estás.

Se que son escazos los lectores de este blog, donde me propongo escribir sobre temas que se que a nadie le importan un bledo, espero antes que tarde crear un blog con lectores de identidades reales, o quizás aprender a ser un verdadero HP frente al teclado y dejar de guardarme las palabras cuando tenga que denunciar la estupidez, lo que pasa es que la estupidez es tanta y tan frecuente en las personas, que de la estupidez  a la maldad no hay mucha distancia.

Y la educación no es aprenderse los afluentes del rio Casanare, es entender qué mierdas venimos a hacer a este mundo. Comprender el contexto. Saber que un título, el que sea, no te quita lo estúpido. El que se sienta aluído que tire la primera piedra. Y yo con un título en comunicación, parecería que me siento frustrado aunque no, porque nadie como yo ha tenido que asistir a cátedras, dentro y fuera del salón, de pendejos libidinosos hablando quién sabe qué mierdas mientras yo seguía siendo el niño de papá y mamá, a los 30 años…

Las drogas y las cunas

Una vez oí a alguien contarme una historia que me hizo dar tristeza. Era un compañero de la universidad que me relató cómo su papá se gastaba la plata para sus juguetes cuando era un niño, en drogas, alcohol y quién sabe qué más. Cuándo le pregunté por qué sabía que así era me dijo que su papá le había contado la verdad ya siendo grande. Me sentí triste por él ya que no recuerda nunca haber tenido un juguete no por pobre sino por padres viciosos. En otra ocasión me contó cómo una vez su papá iba borracho al volante gritando a su mamá a una velocidad de locos luego de salir de una de las muchas fiestas a las que lo llevaban a él y a su hermana menor, y el papá casi los mata frente a otro vehículo, mi compañero nunca olvidó eso y ha sido un trauma por siempre. Me contaba también que su papá cuando manejaba el carro si alguien lo cerraba en el camino se ponía como un loco a buscar un revólver invisible que guardaba en la guantera y defenderse. Ese compañero siempre me hacía pensar en Freud. Luego se lo comenté ….

“Has leído a Freud?” Le pregunté. Freud, le dije, habla sobre algunos deseos de las personas que cuando se reprimen de alguna manera se expresan como por ejemplo, buscando armas invisbles. Me dijo que odiaba a Freud y que era un estúpido. No estoy de acuerdo. Pero hablo de ese compañero, que no era amigo, como un ejemplo claro de cómo la educación no es solo el colegio o la universidad, es también y sobretodo, la acción. Las acciones de los que están más cerca.

Hoy es probable que pasemos más tiempo cerca a un computador o a un teléfono que frente una persona de carne y hueso. ¿Eso no hará más estúpidos? Tal vez, pero lo que nuca vamos a erradicar, al menos por el momento, es a la estupidez.

Educación y ciencia

Con mi compañero teníamos largas charlas que a veces se tornaban en diásporas de estudiantes de comunicación hacia terrenos como la ciencia, que nada tiene que ver con comunicación, aunque haya algunos que así lo crean, y escriben tratados libidinosos sobre la ciencia de la comunicación. Un día por curiosidad le pregunté cómo su papá había sido capaz de confesarle tal desfachatez y me dijo que todo había sido por intermedio de un psiquiatra el cual los había tratado luego de que su mamá insistiera en la terapia por el bien de todos como familia. En las consultas salían los trapos más sucios del papá quién ya se había rehabilitado de sus fantasías más locas. También se hablaba de los traumas que mi compañero y su hermana desarrollaban. La mamá no hablaba porque había sido educada, por su esposo, a no ser impertinente y no hablar. mucho menos a llevarle la contraria al macho. Ella respetaba y esperaba en el carro. Esa era la razón por la que Daniel, mi compañero odiaba a Freud y a toda la psicología en general.

(fin segunda parte)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s