Conferencias

Hablar en público es un arte. Me gustan las conferencias y soy asiduo asistente a conferencias. Habitualmente me llegan invitaciones a todo tipo de conferencias y sólo acepto ir a aquellas que puedan aportar algo nuevo a la experiencia de la vida. No importa si quien da la conferencia es un prodigio en algo, me gusta ver a esa persona que tiene algo que decir en un escenario como un ser humano igual a mí. Siempre que hay la oportunidad de preguntar algo no la desaprovecho. Es algo maravilloso hacer una pregunta en un auditorio y que la respuesta sea dicha.

Hay muchas clases de conferencias. Algunas simplemente no lo son, pueden ser charlas, conversatorios, Q&A (preguntas y respuestas), hay de todos los sabores y tamaños. A lo largo del tiempo he ido identificando ciertas cosas que no pueden faltar en una conferencia. Lo que llamo el elemento sorpresa es esencial, el recibimiento, la presentación, el humor, las preguntas. Cada venue es único, al igual que el público.

Siempre es divertido encontrarse caras conocidas en los eventos a los que asisto. Pero lo que más valoro, es la posibilidad de compartir, de hablar e interactuar con personas de carne y hueso y hacerlo de frente hablando con el lenguaje hablado, con lenguaje corporal, con expresiones faciales verdaderas; una forma de comunicación que los humanos hemos practicado por los siglos de los siglos y que hoy gracias a la tecnología, a Internet y muchas cosas más hacemos frente a pantallas de diferentes tamaños.

Gracias por tu visita.

No olvides comentar las entradas, me encantaría saber sobre tí.

Iván.